Los dermatólogos recomiendan utilizar una toalla diferente al resto del cuerpo para secar la delicada piel del rostro.